Press "Enter" to skip to content

Municipio traspasa comodato de sede social abandonada al CVD Feliz Amanecer

Habiendo escuchado los requerimientos ciudadanos y con la finalidad de disponer de mejor forma del sitio, la Corporación Municipal de Linares realizó la entrega en comodato de la sede social “Regidor Francisco Ibáñez” al Consejo Vecinal de Desarrollo del Barrio Feliz Amanecer, esto tras una serie de acciones antisociales que ponían en riesgo la integridad y seguridad del sector.

La sede en cuestión se ubica en la intersección de calles Rosario con Carlos Ibáñez del Campo, en pleno corazón del barrio Nuevo Amanecer, lugar que lamentablemente fue foco de hechos delictuales, amagos de incendio y ocupada como morada transitoria por indigentes. Acciones que pusieron en alerta a los vecinos quieren esperan recuperar este espacio comunitario para el bienestar colectivo, es por ello que se acercaron ante la autoridad comunal y reclamaron el uso provechosos de este terreno.

De esa forma, el Alcalde Mario Meza acogió el llamado ciudadano por lo que gestionó la transferencia vía préstamo de uso del inmueble. “Queremos comunicar que la sede social Regidor Francisco Ibáñez le va a ser entregada en tenencia al Consejo de Desarrollo Vecinal, cuya presidenta es Gladys González, con la finalidad que puedan trabajar desde hoy evitando lo que es el riesgo inminente de personas que están durmiendo, encendiendo fuego, lo que puede provocar un daño mayor a todas las propiedades colindantes. También vamos a comenzar a regularizar los terrenos de esa propiedad ante el Ministerio de Bienes Nacionales para diseñar un buen proyecto para el sector”, manifestó el jefe comunal.

Por su parte, Gladys González, presidenta del Consejo Vecinal de Desarrollo del Barrio Feliz Amanecer, agradeció enormemente el apoyo del edil por aceptar esta solicitud y proteger el bienestar común de la población adyacente a este sitio. “Aquí por mucho tiempo este terreno ha servido para los antisociales, donde duermen en las noches, se drogan, ha habido balazos y los vecinos no pueden dormir sin estar preocupados. Este sede estaba a cargo de la junta de vecinos pero nunca ha habido reuniones y los vecinos se querían tomar para desalojar a los maleantes, sin embargo nosotros paramos esa toma y gracias a este comodato es ya podemos hacer algo y poder desarmar y limpiar esta propiedad, para después a futuro presentar un proyecto de casa de acogida para nuestros adultos mayores”, indicó la dirigente vecinal.

De este modo los vecinos se empoderan de su barrio, se preocupan de su entorno y proyectan seguridad y bienestar para sus residentes. Una acción que demuestra que la colaboración, empatía y empoderamiento local permite resguardar la vida de barrio, que permite tener ciudadanos más felices y fomentar una visión más sustentable del desarrollo urbano.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: