Press "Enter" to skip to content

Se solicitó remover del cargo: Cura investigador maltrató a sobreviviente de abuso sexual infantil en la Iglesia

El abogado representante de Cristián Alcaíno escribió a la Comisión Scicluna protestando por el trato dado por el clérigo de la diócesis de Linares, Francisco Iglesias Ayesta, de nacionalidad peruana, que el 22 de enero pasado interrogó a su defendido sólo y sin autorizar la entrada de su abogado en la ciudad de Constitución.

Luego de seis meses de entregar su declaración en el marco de la comisión Scicluna, el exacólito de Constitución Cristian Alcaíno fue contactado telefónicamente recién este viernes por el sacerdote Francisco Iglesias para concurrir a firmar su testimonio, el que el denunciante decidió no suscribir.

Esto porque en enero, cuando fue a prestar declaración por su denuncia de abuso sexual en contra del párroco Ramón Iturra, el sacerdote Iglesias, investigador eclesiástico impuesto por el obispo de Linares, Tomislav Koljatica, habría realizado trató indigno y vejatorio al demandante de abuso sexual en la Iglesia, Cristián Alcaíno.

La carta del abogado Fernando Leal que representa al sobreviviente de abuso sexual infantil Cristián Alcaíno, se dirigió a Pilar Ramírez de la Comisión Scicluna. En ésta el profesional le manifiesta el trato indigno y vejatorio que recibió su cliente de parte del investigador impuesto por el obispo de Linares, Tomislav Koljatic , quien ha guardado silencio hasta ahora, como lo señala la misma misiva.

El abogado expone claramente los hechos, en la carta que ha decidido hacer pública mediante los medios de comunicación, donde acusa un trato impropio, con preguntas como “¿eres maricón?”. Cuenta también que el cura le preguntó a su esposa sobre su rendimiento sexual.

La misiva señala lo siguiente:

Sra. Pilar Ramírez
Comisión Scicluna
PRESENTE.-

De mi consideración:

Junto con saludarle, le escribe el abogado Fernando Leal Aravena, mandatario judicial de don Cristián Alcaíno Calderón, víctima de abuso sexual infantil (ASI) por parte de un sacerdote de Constitución durante la década de los 80′.

En dicho contexto, mi representado fue citado a declarar – al igual que personas cercanas a él -, durante el mes de enero del presente año, por parte del Investigador, sacerdote Francisco Iglesias; el día 22 de enero de 2019, en Constitución, mi representado, asistido por este abogado, acudió a la citación, oportunidad en la cual ocurrieron las siguientes graves irregularidades que por este acto denuncio:

1.- No se permitió al señor Alcaino ser acompañado por su abogado durante la declaración, afectándose su derecho a defensa y exponiendo a la víctima a una nueva revictimización, como ocurrió en definitiva.

2.- El sacerdote Iglesias le preguntó a mi representado durante la declaración «¿Eres maricón?».

3.- El Investigador confrontó a la víctima, en términos de señalarle que porqué era parte de la Red de Sobrevivientes en donde «son todos maricones».

4.- Iglesias además se permitió interrogar a la cónyuge de mi representado en términos de requerir información acerca de cuáles serían sus conductas sexuales.

5.- Finalmente, el Investigador no hizo firmar ninguna de las declaraciones que tomó en enero de 2019 a los testigos, exigiendo recién ahora en agosto del presente año que los testigos suscriban las presuntas declaraciones.

Claramente, el actuar del sacerdote Iglesias no se condice con el respeto y empatia exigible a un miembro de la Iglesia, máxime cuando está investigando un tema tan sensible como es el ASI. Los hechos dan cuenta de una vulneración al derecho a defensa, la revictimización del señor Alcaino y faltas al debido proceso, con el consiguiente grave daño a mi representado.

Todos estos hechos han ocurrido en la Diócesis de Linares, en donde el Obispo Koljatic no ha tomado medida alguna para evitar la ocurrencia de los mismos.

En mérito de lo anterior, mi representado no firmará declaración alguna ante el sacerdote Iglesias, por no dar éste las garantías de un debido proceso, solicitándose además, se le aparte de la investigación, se le sancione y se adopten TODAS las medidas necesarias para que hechos como los ocurridos no se vuelvan a repetir con una víctima de ASI .

«Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar» (Mateo 18 : 6).

Con saludos atentos,

Fernando Leal Aravena
Abogado

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: