Press "Enter" to skip to content

El hombre que no está informado….. «El negocio de la política»

Esta semana revelamos antecedentes de otro Senador representante de nuestra zona que, al igual que Rincón y Cortázar, ha aprovechado sus cargos políticos para custodiar los intereses de grandes y poderosos grupos empresariales (y, era que no, también los propios).descarga

Hace una semana entregamos antecedentes de dos prominentes precandidatos senatoriales por nuestra región que aprovecharon sus cargos ministeriales y/o parlamentarios para impulsar leyes que les beneficiaron a ellos, a sus familias e, incluso, a las empresas para las cuales trabajaron… o siguen trabajando.
Proporcionamos información de los cuestionables vínculos que sostienen los ex ministros Ximena Rincón y René Cortázar con los grandes grupos empresariales de nuestro país. Mostramos no sólo como protegieron los intereses económicos y patrimoniales de dichas compañías, sino también como ellos mismos se enriquecieron aprovechando sus cargos políticos y la información privilegiada a la cual accedían estando en el Gobierno. (Para más información, lea la Primera Parte de esta columna publicada por LINARES EN LINEA el pasado Lunes 21 de noviembre y replicada el Jueves 24).

Esta semana revelaremos antecedentes de otro Senador representante de nuestra zona que, al igual que Rincón y Cortázar, ha aprovechado sus cargos políticos para custodiar los intereses de grandes y poderosos grupos empresariales (y, era que no, también los propios). Nos referimos a la emblemática figura de la DC, Andrés Zaldívar.

La cantidad de vínculos, trabajos, asesorías y defensas que registra el senador en favor de los principales grupos económicos chilenos son tantos y tan diversos, que decidimos dedicar este capítulo de manera exclusiva a la figura de “Don Andrés”.

Comenzaremos diciendo que Zaldívar, así como Rincón y Cortázar (que se han transformado en excelentes discípulos) son ese tipo de políticos que –aprovechando la ignorancia y desinformación ciudadana- presumen estar inmersos en la política por vocación y servicio público, porque están dispuestos a enfrentar la desigualdad social y los abusos de los poderosos. Nada más distante de la realidad, como veremos a continuación.

Conocidos y comprobados son los vínculos que sostiene el “honorable” Senador con uno de los principales grupos económicos de Chile: La Familia Angelini. La relación comercial se inició en 1993 cuando Zaldívar, su esposa e hija compraron acciones de la compañía pesquera Eperva, filial del grupo Corpesca de propiedad del mencionado clan empresarial. La participación familiar en esta firma aumentó en 2001, cuando algunos hermanos del parlamentario adquirieron un nuevo paquete de acciones, transformando a uno de ellos en Presidente de la empresa.

Pese al vínculo manifiesto del Senador con la pesquera, éste presentó el mismo año 2001 una moción para aumentar los “Límites Máximos de Captura de Armador de la Ley de Pesca” en la Primera y Segunda Región del país, la que otorgaba a los pescadores artesanales una cuota mínima de captura de Jurel de 1,6% y a las grandes empresas una de 98,4%. La propuesta del Senador causó tanta preocupación que el Fiscal Nacional Económico de la época emitió un informe asegurando que “de aceptarse la iniciativa legal, se entregaría una posición dominante de carácter monopólico al Grupo Angelini”.

Un año más tarde, lejos de retractarse, el parlamentario aprovechó su condición de Presidente del Senado para asumir un rol preponderante en la tramitación de la Ley de Pesca. A días de votarse el proyecto, la Fundación Ecologista Terram hizo públicas las pruebas de los vínculos comerciales que mantenía Zaldívar con el Grupo Angelini. Fue tal la presión que recibió el parlamentario en el Congreso, que éste se comprometió a vender su participación en Eperva, pero se negó a abstenerse de la votación.

Finalmente, Zaldivar votó a favor de aquella Ley que aumentó las cuotas de captura pesquera a las grandes empresas. Y si bien, lo hizo habiendo vendido su participación comercial en Eperva, su esposa, hija, hermanos y otros familiares, se mantuvieron como accionistas de la empresa.

Pero, eso no fue todo. En 2012, estando su hermano Manuel en la dirección de Corpesca (compañía perteneciente al grupo Angelini) y su sobrino Felipe, en la gerencia comercial de la misma compañía, el Parlamento tuvo que tramitar la actual Ley de Pesca. Una vez más, “Don Andrés” decidió no abstenerse, votando favorablemente la propuesta de entregar a perpetuidad los derechos de pesca a siete (7) importantes consorcios. Entre ellos, obvio, estaba la Familia Angelini.

El Senador Zaldívar también posee vínculos con otro poderoso grupo económico de nuestro país: La Familia Luksic. Según los antecedentes aportados por el Fiscal que investiga el Caso Caval (donde está involucrado el hijo y la nuera de la Presidenta Bachelet) el parlamentario visitó continuamente a Andrónico durante el periodo indagado por el Ministerio Público.

Si bien el legislador se defiende señalando que las reuniones con Luksic fueron “simplemente para conversar sobre el acontecer nacional”, parece cuestionable que los diálogos se hayan efectuado en las oficinas del empresario más rico e influyente de Chile. Aún más porque “Don Andrónico” es accionistas de Aguas Andinas, empresa sanitaria a la cual Zaldívar prestó varias asesorías profesionales.

Las prestaciones se realizaron entre octubre de 2006, a pocas semanas que Zaldívar dejara su cargo de Ministro del Interior y marzo de 2010, a días que reasumiera como Senador en el Congreso. En ese periodo el legislador DC recibió $150.000.000 (Ciento cincuenta millones de pesos) que, asegura, fueron obtenidos de manera legal, pues tendría respaldo de los trabajos y pruebas que el dinero ingresó directamente a su patrimonio y no fue utilizado para financiar su campaña.

Zaldívar también recibió pagos indirectos de Aguas Andinas a través de su participación en el Centro de Estudios y Gestión Ambiental para el Desarrollo, CEGADES, institución ligada a la Democracia Cristiana que entre los años 2009 y 2011 percibió más de $128.000.000 (Ciento veinte y ocho millones de pesos) por proporcionar “Informes de Agenda Pública”.

Pero hay más. La investigación del financiamiento político ilegal que ha involucrado a diversos grupos empresariales con parlamentarios, reveló que Zaldívar posee vínculos con el Grupo Said (propietarios de Embotelladora Andina, Banco BBVA y Parque Arauco, entre otras empresas). Según los antecedentes aportados por el Ministerio Público, el Senador del Maule Norte recibió dinero del mencionado grupo económico por medio de su sociedad “Asesorías San Martín Limitada” bajo el concepto de Prestaciones Profesionales. Al Igual que, en el caso Aguas Andinas, Zaldívar dijo no haber hecho nada que estuviese penado por la Ley.

Tampoco es penado por la Ley, pero nos parece demasiado reprochable que durante la tramitación de la Reforma Tributaria aprobada en 2014, el senador Zaldívar haya presentado indicaciones que evitaron que las grandes empresas pagaran más impuestos. Así tal cual; el parlamentario DC realizó un intenso lobby en favor de los grandes grupos económicos, argumentando que dichos gravámenes iban a frenar la inversión y el desarrollo.

Cuestionable también que durante la tramitación de aquella reforma, el mismo Senador Zaldívar se opusiera a las modificaciones que impulsaba el gobierno al Fondo de Utilidades Tributarias FUT y a la propuesta de Exención Tributaria de Viviendas, mecanismo que le permitiría al Gobierno obtener US$ 8.200.000.000 (ocho mil doscientos millones de dólares) para financiar la Reforma Educacional.

Esta vez, Zaldívar no pensó en el negocio de sus amigos, ni el de sus socios comerciales, sino en el propio. Y es que el parlamentario es socio mayoritario de dos (2) sociedades inmobiliarias que, de haber sido aprobada la Reforma Tributaria tal cual fue presentada originalmente, tendrían que haber pagado más impuestos por desarrollar y vender sus proyectos habitacionales. Estas son la Sociedad Inmobiliaria Concordia S.A y Sociedad Condominio La Perouse.

Para evitar que la Reforma Original (aquella que aumentaba los impuestos a las ganancias efectivas de las grandes empresas y gravaba las utilidades del sector Inmobiliario) fuese aprobada, Zaldívar recibió en su propia casa –según el mismo asumió- a diversos empresarios y legisladores con quienes consensuó un proyecto alternativo. La iniciativa consiguió amplio respaldo entre los congresistas de derecha y democratacristianos, que lograron reunir los votos necesarios para aprobarla.

Del Senador DC no sólo podemos reprochar su conducta política vinculante a los intereses de los grandes grupos económicos y los de su propia familia. También nos parece censurable su posición frente a la necesidad de elaborar una nueva Constitución que, justamente, nos permita terminar con los vicios estructurales que aquejan a nuestra nación. Al respecto, Zaldívar ha declarado –sin escrúpulos- que “el poder constituyente se encuentra en el Parlamento y no en una Asamblea Popular, por lo que es el Congreso quien debe definir las facultades de una Nueva Constitución”.
He ahí la prueba manifiesta e incuestionable que al Senador Zaldívar, lejos de interesarle los problemas que enfrentamos a diario los chilenos, le preocupa defender su patrimonio, el de su familia y el de sus amigos empresarios, extendiendo y perpetuando así las desigualdades sociales que enfrenta nuestra nación.

De allí que resulte importante informarse a diario y de manera responsable de los principios, intereses y vínculos que mueven a nuestros candidatos al Congreso, al Gobierno, al Municipio o cualquier otro institución al que postulan por representación popular.

Créanos que un hombre informado no sólo puede opinar. También puede decidir e impedir que hombres como Zaldívar, Cortázar y Rincón (así como muchos otros, de los cuales nos vamos a referir la próxima semana) vuelvan a transformarse en representantes de nuestra región y nuestros destinos.
Sociedad de la Información de Linares

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: