Press "Enter" to skip to content

Trastornos de ansiedad y depresión, las patologías psiquiátricas con mayor prevalencia en Chile

La Organización Mundial de la Salud (OMS) centró la temática este año en la prevención del suicidio.

El médico psiquiatra Dr. Roberto Amon destacó que es relevante que los pacientes puedan tener más acceso a tratamientos de calidad y con estudios clínicos que comprueben la seguridad y eficacia de los medicamentos.

Cada 40 segundos una persona se suicida en el mundo y en Chile, la cifra es 1 cada 4-5 horas. Una realidad preocupante que, en el Día Mundial de la Salud Mental que se celebra cada 10 de octubre, permite generar conciencia sobre las diversas enfermedades que afectan a la salud mental de la población y que este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo centrará en la prevención del suicidio.

A nivel nacional, las patologías con mayor prevalencia en salud mental y más consultadas son los trastornos de ansiedad que afectan a 1 de cada 5 chilenos mayores de 15 años y la depresión, que alcanza a una de cada 10. En los hombres, se suma el consumo abusivo de alcohol y drogas.

Para el médico psiquiatra y director médico de Psiquiatria.cl, Dr. Roberto Amon, es relevante la prevención de patologías de salud mental, para lo cual es fundamental mejorar las políticas públicas en salud mental y, por otro lado, crear espacios de confianza con la familia que permitan detectar precozmente problemas como la depresión, cuadros ansiosos severos, un patrón de consumo abusivo de alcohol y/o drogas, entre otros, y que de esta manera se busque ayuda oportuna evitando llegar a la escalada de la suicidalidad.

El experto aclara que la “ideación suicida o el intento de suicidio es un marcador de problemas graves de salud mental y, por lo tanto, la persona requiere una evaluación especializada y ayuda urgente”. Agrega que, en caso de identificarse factores de riesgo de suicidio, como por ejemplo presentar en la actualidad un trastorno mental, desesperanza respecto del futuro, conductas impulsivas, realizarse cortes o autolesiones, consumo abusivo de alcohol y drogas, pérdidas recientes o antecedentes de suicidio en la familia, entre otros, se debe buscar ayuda profesional de inmediato, al tiempo que se mostró preocupado por el aumento de estos casos en adolescentes, adultos jóvenes y, adultos mayores.

MAYOR ACCESO PARA MANTENER LAS TERAPIAS

“A nivel de consultas con especialistas, si bien hay brechas de acceso, las personas en el sector público pueden ir a los consultorios a solicitar una hora, aunque sabemos que hay demora. En el ámbito privado, el problema principal es la poca cobertura de los seguros de salud como las isapres en el área de salud mental tanto para consultas como para los medicamentos que les permiten iniciar una terapia a los pacientes, y si bien el plan AUGE/GES ha sido un avance, es aún insuficiente en salud mental”, declaró.

En ese sentido, valoró el anuncio de las autoridades de Gobierno para contar con medicamentos bioequivalentes porque permiten una mayor competencia a través de más opciones de tratamientos para los pacientes. “Tenemos una población muy diversa, si cada vez hay mayor gasto de bolsillo y una significativa población de adultos mayores se requiere tener un espectro de mayor acceso a los medicamentos. Los medicamentos bioequivalentes mejoran el acceso, está bien este tipo de políticas porque entrega más posibilidades de tratamiento a los pacientes que requieren comenzar o mantener sus terapias en salud mental”, planteó.

Al tiempo, el Dr. Amon puntualizó que es importante “que haya medicamentos bioequivalentes de calidad y con estudios clínicos que comprueben la seguridad y eficacia en el tratamiento”.

Consultado por la relevancia para el paciente de contar con acceso y uso oportuno de las terapias, precisó que “cuando se está con un cuadro depresivo o de angustia intensa no se puede esperar semanas o meses, sino que se debe tener acceso rápido. En el caso de la suicidalidad grave, se puede tener atención rápida de urgencia en los hospitales psiquiátrico Dr. José Horwitz Barak y en el Barros Luco, además hay psiquiatras de llamado en las clínicas para los casos de urgencia”.

En el caso de la ansiedad, planteó que el tratamiento estándar se realiza con antidepresivos que tengan propiedades ansiolíticas, mientras que para las crisis más agudas o en las primeras semanas se utilizan antidepresivos y ansiolíticos como por ejemplo el clotiazepam.

Para el especialista, los efectos del trastorno de ansiedad en los chilenos y en su vida laboral son evidentes porque “1 de cada 5 adultos presenta esta condición y la ansiedad conlleva muchos síntomas físicos como molestias musculares, dolor de cabeza, el paciente se somete a una mayor cantidad de exámenes innecesarios y se baja la productividad laboral porque se está mal, preocupado y aumenta también el ausentismo laboral”.

Agrega que factores como las jornadas largas de trabajo y con traslados extensos hacen que sea más frecuente tener cuadros de estrés. Frente a la posibilidad de reducir la jornada laboral, el Dr. Amon se mostró partidario “en la medida que no disminuya el salario y que las personas en su tiempo libre tengan la posibilidad de hacer deporte o estar con la familia, eso sería beneficioso desde la salud mental, pero si se baja el sueldo o peligra su fuente laboral sería contraproducente”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: