Press "Enter" to skip to content

Familia aun espera que se haga justicia a 16 años de la muerte de Marcia Campos

En un comunicado entregado a la prensa Linares, la familia de Marcia Campos señaló “ya son 16 años sin verdad, ni justicia”.

Han pasado los años desde ese 1 de febrero en que Marcia sale de su casa para nunca más regresar… mamá voy y regreso, espérame para almorzar, fueron las últimas palabras que dijo a su mamá, pollo y arroz era el menú de ese día.
Ella salía a encontrarse ese domingo con José Vargas Fritz su ex pareja quien la había citado a su oficina que ocupaba en un céntrico edificio en la ciudad de Linares, era domingo alrededor de las 14:30 horas. Marcía no regresó a su casa a almorzar, pasaban las horas sin tener ninguna comunicación con ella por parte de la familia, nos alterábamos como familia ante su inusual ausencia por horas y horas.

Con el pasar de los eternos días la angustia se comenzaba a apoderar de todos nosotros, sabíamos que Marcia siendo insulino dependiente no podía pasar largas horas sin suministrarse el vital medicamento del que dependía como era la insulina con al que controlaba su diabetes que padecía desde los 6 años.

Recorrimos casas de amigos, centros comerciales y tantos sitios en donde pensábamos podíamos obtener alguna noticia de ella, personalmente llamé a todos los centros asistenciales de la Región sin tener respuesta favorable, no había noticias de Marcia.

Nuestra angustia aumentaba con el paso de las horas y rápidamente comenzaba a aparecer en los medios de comunicación local la noticia de una joven desaparecida, terrible oír la noticia a través de los micrófonos de la prensa con su nombre y características físicas, pensábamos como familia que no podía ser real la triste situación que enfrentábamos y que hechos así solo les ocurría a otras personas en lamentables historias policiales que ves en la televisión. La pesadilla era real y la vivíamos en carne propia.

El miércoles 4 de febrero se confirmaba lo peor, Marcia era encontrada fallecida al interior del vehículo de su mamá en el que había salido ese domingo 1 de febrero, en un sitio eriazo a 15km más menos de su hogar. No podía ser verdad tan terrible noticia, nuestra Marcia la niña tierna, que encantaba con su sonrisa y mirada dulce, que nunca dejó de estar en contacto tan cercano con cada integrante de la familia estaba muerta. Desgarrador, tremendo, no se puede explicar el dolor, la angustia y lo inentendible de todo.

Se inicia un proceso del que todos estábamos ajenos como una investigación policial y como familia necesitábamos saber que había ocurrido con Marcia, tanta interrogante como por mencionar algunas cómo llegó a ese lugar, el origen de la insulina que le había provocado la muerte, cuál era la cantidad de ese medicamento que estaba en su cuerpo, si había huellas en el vehículo, por qué no había sido visto el vehículo estacionado en el lugar dónde se encontró si era un lugar de paso para personas hacia un río del lugar y etcétera, etcétera.

Sin embargo, lo primero que recibimos de la Fiscal a cargo del caso Carola D´Agostini es que su muerte se habría producido por un suicidio. Tesis que desde el primer momento como familia desechamos por los cientos de interrogantes que no tenía respuesta por parte de las Policías y la Fiscalía.

Han sido años de investigación, con muchos testigos y relatos de todo tipo. Han desfilado Fiscales a cargo del caso y Policías con pericias que incluyeron dos exhumaciones de cuerpo, entrevistas con Fiscales Nacionales, incluso altas autoridades del poder Ejecutivo.
El caso además ha ocupado a lo largo de los años portados de diarios, revistas, extensos reportajes de televisión y alto interés periodístico, creo ha sido uno de los casos más mediáticos de Linares y la Región del Maule. Y a pesar de todo eso nuestras interrogantes iniciales seguían sin respuesta alguna y el caso pasaba por distintos estados judiciales, pero sin culpables de su muerte.

Por diversas gestiones de la familia con apoyo de autoridades nacionales se consigue, después de más de 10 años que sus restos sean enviados a un prestigioso Médico Español de la Universidad de Murcia como el Dr Aurelio Luna, quien en su informe señala que la muerte de Marcia se produce por una sobredosis de insulina que se encontraba en su torrente sanguíneo, sobredosis seis veces más de lo que el cuerpo humano podría resistir. Una sobredosis que en segundos provoca la muerte.

Concluyente informe que nos da respuestas claras a parte de nuestras dudas, concluyendo con esto que es imposible que una persona se pueda suministrar tal cantidad de insulina sin perder la vida en segundos.

Como familia nos queda la tranquilidad moral de haber dado una enorme lucha por buscar la verdad y con ello exigir justicia, sin embargo, los años han pasado y la justicia se ha vuelto cada vez más esquiva. No hemos perdido la esperanza, pero si la confianza en un sistema judicial lleno de falencias, deficiencias, con tantas inequidades y que solo es privilegio de algunos.

Espero no se olvide la muerte de Marcia en la conciencia de tantos que no entregaron la información que debieron, que no cumplieron con su deber de hacer justicia o que cometieron faltas graves en una investigación llena de errores y deficiencias.

A 16 años de la muerte de Marcia, hago público este relato para que la opinión pública juzgue el actuar de las policías y Fiscalía de nuestro país, en donde lamentablemente, se siguen repitiendo casos similares con otros nombres, pero quizá con las mismas consecuencias para esas familias que nuca tendrán verdad ni justicia.

Sandra Lastra Morales
En representación Familia de Marcia Campos Lastra

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: