Press "Enter" to skip to content

El vuelo del ser místico mapuche llamado tué tué

El ser Mítico Mapuche producto de la metamorfosis de un hombre en una ave invisible, metamorfosis por medio de la cual su cabeza, desprendida de su cuerpo, pasa a ser el cuerpo del ave, así como sus orejas, las alas de ella.

El Tué tué es el nombre Onomatopéyico del Chonchón. Indica su presencia por medio del inconfundible grito que ha servido para denominarlo, ya sea al pasar por sobre una casa o al encontrarse detenido en un árbol, en ambos casos es signo de mal agüero.

El Brujo, para realizar su metamorfosis, se oculta en su cuarto durante la noche de un Martes o Vienes, sin ser visto por nadie, aplicándose cierta pomada secreta en la garganta, así la cabeza se desprende del cuerpo sin botar una sola gota de sangre. Mientras el cuerpo reposa, la cabeza alza el vuelo hacia un lugar donde se realice algún Aquelarre (Reunión de Brujos), o para hacer algún mal por alguien solicitado, o a la habitación de un enfermo para martirizar su espíritu.

Para ahuyentar al Tué tué se debe rezar o tirar sal al fuego de un brasero diciendo:»pasa Tué tué, sigue tu camino o vuelve mañana por algo».

También se puede combatir dibujando, con un cuchillo bendito, una cruz grande en el suelo. Si fallan estos recursos, hay que usar el famoso conjuro de Las Doce Palabras Redobladas. Si el Tué tué es incapaz de resistir a los efectos de estos procedimientos, cae a tierra, pero invisible, comprobandose el lugar donde se halla por sus chillidos y aletazos.

Se recomienda no ofrecerles obsequios, por cuanto regresa, en su forma humana, a buscarlos al día siguiente, ante la sorpresa y el temor de quien se los había prometido.
También existen otros relatos diferentes, donde en muchas oportunidades el Tué tué acompaña a los viajeros nocturnos que pierden su camino y se dan el tiempo para ir a dejarlos cerca de sus hogares.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: