Press "Enter" to skip to content

A propósito de un nuevo aniversario del 27F Cómo protegemos y cuidamos a las personas con discapacidad intelectual en las emergencias

La Corporación Apertura para el Mañana, que desde 2017 trabaja con este colectivo y sus familias, recomienda un conjunto de buenas prácticas a tener en consideración ante eventuales desastres naturales.

Hoy 27 de febrero se conmemora un nuevo aniversario de uno de los eventos naturales más destructivos para nuestro país. Aquella madrugada del 2010 es aun inolvidable para millones de chilenos que sufrieron con el terremoto y maremoto que aún deja sus huellas. Porque quizás ya se ha reparado lo material, pero sin duda desde ahí ha surgido una nueva conciencia en torno a la prevención.
Precisamente en esta línea, es necesario pensar también la protección y preparación de las personas con dificultades de distinto tipo ante diversas catástrofes.

Específicamente para las personas con discapacidad intelectual, la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte en un documento sobre el tema del año 2014 que “los modos inapropiados de comunicación pueden privar de información crítica sobre emergencias” a este colectivo.
En este contexto, la Corporación Apertura para el Mañana (Facebook.com/corporacionapertura), organización sin fines de lucro que trabaja con las personas con discapacidad intelectual y sus familias desde 2017, recomienda una serie de buenas prácticas incluidas en trabajos validados por organizaciones internacionales. Todas ellas a tener presente por la comunidad en el momento que sea necesario.

Esto porque la idea es estar siempre preparados, pues –especialmente en un territorio como el nuestro- no sabemos cuándo será la próxima emergencia.

LA DEBIDA PROTECCIÓN

En primer lugar, hay que tener en cuenta que estas acciones se enmarcan en los derechos de las personas con discapacidad.

En efecto, en el derecho internacional, desde el 2006 la Organización de las Naciones Unidas establece que ante situaciones de riesgo y emergencias humanitarias “los Estados deben de proteger a las Personas con Discapacidad en desastres y conflictos armados…” (Articulo 11); mientras que en el Artículo número 9 se refiere a “la Accesibilidad”, al objeto de que “todas las Personas con Discapacidad puedan vivir en forma independiente y participar plenamente en todos los aspectos de la vida”.

RECOMENDACIONES

En Paraguay cuentan con una completa guía elaborada con el apoyo de organismos internacionales (“Maneras correctas de atender a las personas con discapacidad en situaciones de emergencia”, Gobierno de Paraguay, 2013). Allí detallan en primer lugar las dificultades con que cuentan las personas con algún tipo de discapacidad intelectual:

1.Puede que no comprendan las orientaciones para la evacuación.
2.Pueden estresarse, bloquearse y comportarse violentamente.
3.Los rescatistas pueden tener dificultades para comunicarse con la persona afectada.
Y a continuación entrega recomendaciones:
1. Demostrar interés por la persona y su estado de salud y anímico.
2.Hablarles pausado y utilizar un lenguaje sencillo.
3.Explicar la situación que está pasando claramente.
4.Establezca normas claras.
5.Asegúrese que sus instrucciones hayan sido entendidas.
6.Evitar expresiones de amenazas e imposiciones.

PREVENCIÓN PASO A PASO

En Chile en tanto la Universidad Austral encabezó un proyecto en el cual también participaron entidades como la Organización Panamericana de la Salud y otros.
En el documento titulado “Manual de gestión inclusiva de emergencias: derechos humanos de las personas con discapacidad durante emergencias” (2013), entrega una lista de acciones a tomar en consideración en una etapa preventiva:

Los pasos son:
•​ Paso 1: Establecer el tipo o tipos de amenazas a las que se está expuesto y el nivel de probabilidad de que ocurran.
•​ Paso 2: Identificar las necesidades específicas de la persona con discapacidad ante una emergencia o catástrofe.
•​ Paso 3: Se ha eliminado o disminuido la o las barreras que impidan o dificulten el acceso a zonas seguras y/o a vías de evacuación.
•​ Paso 4: Armar y mantener un kit de emergencia adaptado a las necesidades de la o las personas con discapacidad.
•​ Paso 5: Asignar roles y tareas para enfrentar una emergencia.
•​ Paso 6: Contactar redes de apoyo para emergencias y catástrofes (vecinos, gobierno local, gobierno nacional, rescatistas, policía, entre otros).

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: