1.6 C
Linares
domingo, julio 14, 2024
InicioOpiniónMaule Sur vota Apruebo

Maule Sur vota Apruebo

Fecha:

Otras noticias

En Democracia ya no está prohibido informarnos y es legítimo que todos tengamos voz propia y una memoria fortalecida. Ya no somos ignorantes, analfabetos donde lo que dicen los diputados y senadores es Ley; más bien, cuando ellos tratan de ser portavoces de nuestro sentir queda en evidencia lo lejano que se encuentran de nuestra realidad.

Es legítimo que tengamos diferencias ante el documento entregado para la nueva Constitución que será aprobada el 4 de septiembre. Tengo varias diferencias con respecto al régimen presidencial, al sistema bicameral, al tema del poder judicial.Pero lo fundamental es el contenido de este documento y cómo fue redactada.

¿Ya la leíste? Si no la has leído, espero que lo hagas o pidas que te la lean. Y el documento original, no el que anda dando vueltas que fue redactado para confundir. Yo que la leí, y no tengo una memoria privilegiada, puedo decir que es románticamente sorprendente el tremendo trabajo que realizaron los constitucionales.

Pasar de ser sólo espectadores de la situación real que sucede en las salas de las Cámaras de diputados y senadores donde los lobistas de empresas con respaldo económico desgastan las fuerzas de quienes solo quieren vivir tranquilos en sus hogares; a ser protagonistas del proceso de redacción de la nueva Constitución es sencillamente emocionante. Dar lectura a la Nueva Constitución y encontrar tantas palabras que por muchos años hemos pedido que sean consideradas, pero que la respuesta constante era que no está en la Constitución y que nada puede sobrepasar lo que ahí se encuentra, claro que emociona.

Ha pasado 1 año desde el inicio de este proceso, vamos para los 3 años desde el estallido social del 18 de octubre de 2019 y recuerdo que el descontento social nace porque en Chile no hay las mismas oportunidades; y hay corrupción en la clase social alta y no existe un sistema de penas; los alimentos son exportados y nos quedamos con las sobras; la sequía  es evidente y los latifundistas desvían los ríos; la zona norte es saqueada y continúa siendo masacrada en su cultura local. Misma realidad que sufre la localidad del sur, donde los casos de abuso y suicidio van en aumento. Chile tiene un mar contaminado, el aire contaminado y los bosques contaminados porque existe una regulación abusiva.

Este círculo vicioso rebasó el vaso y salimos a marchar. ¿Recuerdan el deseo de vivir en un país mejor?

El resultado de ese descontento social fue un plebiscito donde votamos por una nueva Constitución y con una Convención separada de la inoperancia del Senado. Por lo cual, lo que se espera es que votemos conscientes de que el resultado que se espera es una Nueva Constitución donde las mujeres tienen voz, donde las localidades tienen voz, donde tenemos representación, porque fue redactada bajo el ojo del escrutinio de nosotros.

Si bien, no tenemos una injerencia directa, lo entregamos a personas con conocimiento, con experiencia y con las mismas ganas de cambio que nosotros. Entonces, ¿por qué tendríamos que escuchar a los diputados y senadores que se han apostado en el Poder Legislativo y no tienen poder en sus localidades?

¿Realmente importa lo que piensa Ximena Rincón? ¿Es que acaso Jorge Tarud va querer perder sus negocios en Emiratos Árabe? ¿Ustedes consideran que Frei va querer perder sus negocios con los chinos? No se ha logrado quitar Coexca del Maule Sur, tenemos una incómoda sensación de abandono con estos prospectos mineros, intenciones de Rellenos Sanitarios, Bosques de Pino y Eucalipto, oro verde con las paltas para los negocios que tienen los hacendados con países europeos, e incluso con los huertos y las viñas con tratamientos invasivos ¿Qué pasa con las estrategias de energía que tienen los españoles en el país?

En los pocos días que llevamos de Julio lo que podemos observar es que el sector político conservador, conocido como “la derecha”,  ha creado en la oscuridad de la cocina, alianzas de continuidad que están creando inseguridades en momentos donde debemos mantenernos unidos. Considera que estas figuras públicas han conseguido unos minutos de fama, pero no son representativos de nuestra realidad y de nuestro pensar. Ellos no conocen nuestra realidad, por lo tanto, son irrelevantes en su pensar. Porque tienen poder e influencia en sus puestos de poder, logran cierto apoyo, pero sigue siendo mínimo.

Nosotros que tenemos claro el proceso y el resultado que queremos, no debemos escuchar estas voces de miedo con palabras a primera vista elocuentes, porque no sería un ejercicio inteligente. Si les escucháramos, nos separaría, que es la intención de estas personas. Nos crean un escenario ficticio que finalmente nos distancian de la realidad que vivimos y nos impulsa a despreciar nuestras raíces.

La esperanza es que aún queda tiempo para que más personas lean la nueva Constitución que aprobaremos el 4 de septiembre. Pero si eres de los que desea hacer consultas a tiempo para alejar esos miedos que otros quieren implantar, prográmate. Para que seas protagonista de tu opinión, necesitas priorizar el tiempo y leer este documento que sentará las bases de muchos cambios que esperamos hacer hace décadas.

El 4 de septiembre sé parte de la historia de Chile que escucha a quienes viven en su territorio y busca equidad en sus normas.

Carla Alegría, Politóloga

Anunciospot_img

Lo último

2 COMENTARIOS

  1. ¿»románticamente sorprendente el tremendo trabajo que realizaron los constitucionales»? Ya con eso me queda claro que la «politóloga» tiene un sesgo utópico, generacional, construido sobre un sustrato absolutamente emocional. Ignora y desprecia el trabajo de políticos de centro izquierda y sobre todo ignora la historia y el funcionamiento de la maquinaria política de Chile. La nota le hace un flaco favor a los lonarenses.

  2. Tienen a su favor el poder del dinero y de la mentira, y sin embargo ya los hemos derrotado. El 4 de septiembre decidirá el Pueblo de Chile nuevamente, y decidirá por el cambio, por las transformaciones sustanciales que nos pongan definitivamente en el camino del Chile digno para todos y todas. Suscribo lo que expresa la autora de esta columna.