Press "Enter" to skip to content

Comunidades se preparan para enfrentar inédita temporada de incendios en medio de la pandemia

La Red de Prevención Comunitaria extremará cuidados para bajar la ocurrencia de siniestros en medio de los riesgos del Covid-19

Bajar la ocurrencia de incendios para proteger la vida, bienes y entornos de las personas que habitan las zonas de interfaz urbano rural, es el propósito de la Red de Prevención Comunitaria (RPC).

Se trata de la mayor organización ciudadana de protección del país, que nació luego de los mega incendios forestales de 2017, y que ya está movilizando a vecinos de más de 300 comités, de 80 comunas, en siete regiones, para enfrentar una compleja temporada de incendios y ahora, además, con Covid-19.

En el Maule son 91 comités locales de prevención activos en un total de 20 comunas. Esto se replica en las regiones del Biobío, Ñuble, Araucanía, Los Ríos, Los Lagos y O’Higgins.

En efecto, través de una bien urdida estrategia que fomenta la colaboración entre municipios, empresas forestales, eléctricas, Bomberos y las instituciones asociadas al sistema de protección civil, además de las comunidades de los territorios, la RPC espera abordar este nuevo período con el mismo espíritu preventivo, pero en un escenario aún más complejo y desafiante.

“Deberemos lidiar con el nuevo escenario de menor movilidad e interacción y mayor riesgo sanitario de las personas, por eso haremos un gran esfuerzo de coordinación e innovación para seguir disminuyendo la ocurrencia, lo que requerirá digitalizar algunos procesos, especialmente los de educación y alertas”, precisó Héctor Jorquera, asesor de la RPC.
Las comunidades saben que se trata de un trabajo duro y que requiere voluntad, compromiso y participación para levantar información sobre los riesgos de los territorios y adoptar medidas para mitigarlos y erradicarlos. Y están dispuestos a continuar haciendo sus mejores esfuerzos, más aún en tiempos de pandemia.

«Antes de que llegara la Red de Prevención Comunitaria, los sitios no se limpiaban, estaban llenos de pasto y estaba todo ‘al lote’, nada que ver con lo que hay ahora, porque los vecinos ya tienen limpios sus sitios y eso a uno lo llena de optimismo, porque podemos ver que ya hay cultura preventiva. Nos ha ayudado mucho a ordenarnos y a trabajar en conjunto, donde todos remamos para el mismo lado, porque si uno se quema todos los demás nos podemos quemar», señaló José Varas, miembro del comité de La Junta, en la comuna de Vichuquén.

En tanto, Sergio Escalona, integrante del comité Los Treiles, en la comuna de Río Claro, indicó que “acá toda la gente está al día con lo que debe hacer en sus sitios, de limpiarlos y no tener leña cerca de las viviendas. Estamos muy optimistas de que no tendremos incendios y todos deben colaborar porque esto no es solo cosa de un comité, sino que de toda la comuna».

El nuevo escenario de contingencia nacional llevó a modificar la forma de trabajar el tema de la prevención, donde las videollamadas de coordinación y pequeñas reuniones presenciales, son la manera cómo se elaborará el plan de prevención, el que previamente tendrá un análisis de ocurrencia y un levantamiento de riesgo.

Los vecinos son verdaderos héroes anónimos en esta cruzada permanente por disminuir los incendios. Agradecen el apoyo social recibido y se aprestan a trabajar coordinados en una temporada doblemente riesgosa y que desean superar con éxito.

TRABAJO DE LOS GESTORES

Una labor muy importante están cumpliendo los 24 gestores de la RPC desplegados en las siete regiones. Han apoyado a las comunidades en este período de crisis, teniendo como resultado que más 5.000 vecinos cuenten con mascarillas y kits sanitarios; casi 2.500 hayan sido transportados por temas de salud y la presentación de 35 proyectos a fondos públicos y privados para poyar a sus comunidades.

“Durante los últimos cinco meses de confinamiento y medidas especiales por la pandemia, orientamos todo el trabajo en terreno a apoyar a las familias de nuestros comités en aspectos sanitarios, sociales y de alimentación, para que sobrelleven mejor esta situación”, señaló Camila Celedón, gestora de prevención que trabaja en la Región de Maule.
El 60% de los incendios en Chile ocurren en zonas de interfaz, esto es, donde conviven las actividades humanas con la vegetación, y pese a que sólo representan un 5% del territorio, en ellas habitan el 80% de la población nacional. De ahí entonces, la importancia del trabajo coordinado de la Red de Prevención, que ha conseguido buenos resultados desde 2017.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: