Press "Enter" to skip to content

Proyecto rescata calidad exportable de vinos del Valle del Itata resguardando su esencia ancestral

Iniciativa impulsada por el Gobierno Regional de Ñuble y la Fundación por la Innovación Agraria (FIA), y ejecutada por INIA, busca mejorar y uniformar calidad de vinos producidos por viñateros del Valle del Itata, para establecer un sistema de exportación permanente.

El Valle del Itata tiene características que lo hacen diferente a otros valles vitivinícolas de Chile. A sus aspectos de geografía, suelos y clima se suman una historia única y la presencia de cepas que le son propias.

Fue en este valle donde hace 500 años se inició la vitivinicultura nacional, producto de la plantación de las primeras viñas a manos de sacerdotes jesuitas que requerían materia prima para la elaboración del vino de misa.
Las variedades ancestrales establecidas, correspondientes a las cepas País y Moscatel de Alejandría, siguen siendo características del Valle del Itata, a pesar de que siempre se les asoció a vinos de escasa calidad y sin grandes pretensiones. Sólo desde inicios de este siglo, surgió un interés más masivo por conocer más de estas uvas y sus vinos.

Hoy, el proyecto “Programa de Innovación en Valorización del Potencial Vitivinícola Valle del Itata” -impulsado por el Gobierno Regional de Ñuble y la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), y ejecutado por INIA Quilamapu- ha interactuado con viñateros con la finalidad de que éstos incrementen la calidad de sus vinos y alcancen condiciones que les permitan exportarlos.

“Lo que se busca es identificar y potenciar vinos de calidad exportable, traídos desde el pasado hasta nuestros días, pero con un incremento en su calidad y estabilidad en su producción”, indicó el investigador de INIA y coordinador del proyecto, Carlos Ruiz. “Son vinos hechos a la antigua, a los que se le han incorporado algunas recomendaciones de trabajo en las viñas, para mejorar la calidad de las uvas y, por cierto de los vinos, pero sin alterar la esencia del sistema productivo”.

En tanto, la enóloga de INIA, Irina Díaz, sostuvo que “se trata de un programa pionero, ya que es el primero destinado a preparar a los pequeños productores para la exportación de sus vinos, bajo un sello de identidad”. Indicó que se contactó a productores de Ránquil, Portezuelo, Guarilihue, Florida y Quillón para que presentaran sus mejores vinos en una cata, donde junto al enólogo y asesor del proyecto Fernando Almeda, se seleccionaron los de mejor nivel técnico y comercial.

De los 50 vinos presentados, sólo resultaron seleccionados nueve. La enóloga expresó que al existir escaso consumo de vinos en Chile, la opción de venta pasó a ser el mercado externo, para lo cual el Proyecto, junto a la empresa exportadora asociada Clear River Multitrading, desarrolló una imagen común y la marca comercial “Vitata”, además de realizar gestiones para las primeras exportaciones en lo que resta del año.
El proyecto contempla también respaldar a unos 200 viñateros, para que cumplan requisitos de exportación, lo que considera también el manejo de la viña, en aspectos de poda, desbrotes, manejo fitosanitario y apoyo para identificar la fecha precisa de cosecha.

Beneficios del trabajo asociativo

Directivos regionales destacaron el aporte del proyecto para viñateros del Itata. “Desde FIA, estamos constantemente impulsando proyectos que nos permiten fortalecer, gracias a la innovación, la identidad agrícola de cada región de Chile. En esta iniciativa se hace a través del aumento de la competitividad de los vitivinicultores del Valle del Itata, mediante el desarrollo e implementación de planes de negocios sostenibles que les permitan entrar en circuitos comerciales permanentes, sobre la base de la valorización del patrimonio e incorporación de tecnología productiva” sostuvo Gonzalo Rueda, representante de FIA en las regiones del Biobío y Ñuble.

En tanto, el Director Regional de INIA Quilamapu, Rodrigo Avilés, resaltó que el trabajo conjunto en apoyo a la vitivinicultura regional, contribuye a visibilizar los productos del Valle del Itata en el mercado mundial. “Este trabajo no puede ser aislado, debe ser de la mano con los productores y con el apoyo de Prochile», sentenció.

Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación, desarrollo e innovación agroalimentaria de Chile. Vinculada al Ministerio de Agricultura, cuenta con presencia nacional y un equipo de trabajo de más de 1.000 personas altamente calificadas. Ejecuta al año un promedio de 400 proyectos en torno a 5 áreas estratégicas: Cambio Climático, Sustentabilidad, Alimentos del Futuro, Tecnologías Emergentes, y Extensión y Formación de Capacidades. Estas iniciativas contribuyen al desarrollo agroalimentario sostenible del país, creando valor y proponiendo soluciones innovadoras a los agricultores, socios estratégicos y la sociedad, generando una rentabilidad social que varía entre 15% y 25%, por cada peso invertido en cada uno de sus proyectos.
INIA, más de 55 años liderando el desarrollo agroalimentario sostenible de Chile.
www.inia.cl – Facebook: /INIAChile – Instagram: @iniachile – Twitter: @iniachile – YouTube: INIA – LinkedIn: /inia-chile

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: