3.5 C
Linares
domingo, julio 14, 2024
InicioEducaciónApoderada de Instituto Regional del Maule acusa nueva discriminación contra su hijo...

Apoderada de Instituto Regional del Maule acusa nueva discriminación contra su hijo con espectro autista

Fecha:

Otras noticias

El alumno fue acusado injustamente por acoso sexual hacia una alumna del establecimiento educacional, pero finalmente el tribunal desechó la acusación contra el menor quien además  ya había sufrido reiterados episodios de discriminación.

Ya en octubre del año 2021, Rallén Sepúlveda, apoderada del Instituto Regional del Maule de la comuna de San Javier, denunció la discriminación que sufrió su hijo con espectro autista (cuando cursaba el Kinder), por parte de su profesora jefe.

En conversación con nuestro medio de comunicación, explicó que las situaciones de discriminación se han vuelto a repetir y relató los hechos por los que ha tenido que pasar luego de que su hijo fuera ahora acusado injustamente por parte de la dirección del colegio. “Mi hijo fue promovido a primero básico con todas sus cosas al día, en desempeño y desarrollo y tuvo un cambio importante que fue la profesora. La profesora que tiene en la actualidad lo ha apoyado 100 por ciento, sus compañeros lo quieren mucho, los apoderados le han dado apoyo, pero la dirección del colegio, siguió con las mismas prácticas al final”, expresó.

Según relata la apoderada, el establecimiento le notificó el día 2 de mayo que su hijo había sido denunciado al Juzgado de Familia de San Javier por un presunto abuso sexual, en contra de una menor de segundo básico. “Y esto habría ocurrido en los baños del colegio, y en el relato se señala que mi hijo le habrá envuelto la cabeza con un polar, la había tratado de estrangular, le había colocado una tijera en la zona del cuello y le habría tocado los senos”.

Los hecho se habrían generado los primeros días de abril del presente año y la denuncia se interpuso  a fines de ese mes, por lo que su hijo fue suspendido de clases  el día 2 de mayo, sin que la apoderada tuviese conocimiento de la demanda de la que había sido objeto el menor.

Para la apoderada, el establecimiento debe comunicar en primera instancia al apoderado cuando suceden hechos de este tipo, cuestión que no fue así. “Esperar 15-20 días cuando todo está hecho, cuando esta impugnado en el tribunal, es como dejarte sin defensa”, afirmó Sepúlveda.

La madre, debió contratar un abogado para la defensa, se le hicieron los peritajes respectivos y no hubo nada que probara la vinculación del menor con los hechos, por lo que, el juicio fue descartado. “Y a mi hijo lo encontraron normal, lo encontraron acorde a su edad, su nivel educativo…Su profesora jefa habló muy bien de él y siempre recalcó que él era incapaz de hacer una cosa así”, afirmó.

“Su autismo, es un autismo grado 1, nunca ha registrado un episodio de violencia, ni absolutamente nada. Se descartaron los cargos y la medida de protección que se había solicitado”, agregó la apoderada.

Sepúlveda, señaló que mantiene su idea de que su hijo ha sido discriminado en el establecimiento educacional, porque por parte del director y sub-director, “no es primera vez que soy citada y escucho la palabra discapacitado, la palabra psiquiatría, entre otras palabras que para uno es fuerte como mamá porque yo tengo un trabajo de años con mi hijo para poder insertarlo en el mundo de nosotros, porque ellos tiene que, finalmente, lidiar con su mundo y con el de nosotros. Ellos ven el mundo distinto, pero no significa que sean retrasados mentales o que le vayan a hacer daño a una persona”, manifestó.

Rallén Sepúlveda, señala que no es fácil pensar en sacar a sus hijo del establecimiento porque implicaría mucho dolor para él, quien ya está acostumbrado con el ambiente y sus compañeros. “Además de que son niños muy estructurados…Siempre la respuesta de él ha sido que le gusta mucho su colegio, que la maestra es muy amable con él y que los compañeros lo quieren mucho”.

Finalmente, la apoderada señala que desde el primer momento ella ha tratado de mantener contacto con las autoridades educativas, enviándole reporte respecto a los avances médicos que ha experimentado su hijo en estos años, pero que la respuesta sigue siendo que el establecimiento no “tiene las herramientas para trabajar con él y que no es un colegio para niños con problemas”, explicó.

“Ya es un rechazo muy grande que tienen cuando las personas son distintas; es una mezcla de clasismo, de discriminación, de señalización, de muchas cosas”, agregó la madre del menor.

Sepúlveda, señala que el colegio está obligado a trasparentar todos los procesos, “pero ahora que los resultados fueron adversos para ellos, no lo hacen”, explicó.

“A mí me gustaría que este fallo del tribunal fuera abierto a toda la comunidad, es justo que se sepa, así como ellos se encargaron de dar a conocer los hechos y la denuncia”, recalcó.

Es importante señalar que la Superintendencia de Educación ha multado dos veces al establecimiento educacional por hechos relacionados con discriminación hacia el menor.

Anunciospot_img

Lo último