Press "Enter" to skip to content

Conozca y evite las típicas multas de Fiestas Patrias

Abogados del estudio Vergara, Oyarzo & Cía. explican las sanciones dieciocheras más recurrentes y las penas que se arriesgan. No colocar la bandera nacional, usar hilo curado y manejar bajo los efectos del alcohol son las más comunes en esta fecha.

Las Fiestas Patrias son una instancia de celebración en todo el país. Sin embargo, también se debe tener presente las infracciones y multas más típicas que se dan en el marco de esta festividad, con la finalidad de evitarlas y poder disfrutar en plenitud de un nuevo aniversario patrio.

Paula Oyarzo, abogada del estudio jurídico Vergara, Oyarzo & Cía., aseguró que “existe el izamiento obligatorio de la bandera nacional en determinadas fechas, esto es, los días 21 de mayo y 18 y 19 de septiembre de cada año, quedando prohibido el uso en público y durante el resto del año, sin la correspondiente autorización. Si bien esto fue modificado con la Ley 20.537 ‘sobre el uso e izamiento del Pabellón Patrio’ el año 2011, que permitió usarse sin autorización previa la bandera nacional pero cuidando siempre de resguardar el respeto de ésta, se mantuvo la obligatoriedad de izamiento en las fechas señaladas”.

En lo relativo a las multas, si no usa en su vivienda la bandera chilena en esos días que establece la ley como obligatorios se puede arriesgar a pagar como sanción poco más de $230 mil. El abogado Sebastián Vergara, del mismo estudio jurídico, subrayó que “esta obligatoriedad es general para todos los habitantes de la República, como lo establece el artículo 14 del Código Civil. El problema radica en determinar a qué sanción o multas se encuentran expuestas las personas que no cumplan con este imperativo, ya que dicho Decreto Supremo no se pronuncia sobre este aspecto”.

Eso sí, el experto jurídico del estudio Vergara, Oyarzo & Cía. aclaró que “en la actualidad dicha sanción no se encuentra regulada y en la práctica son los Juzgados de Policía Local quienes, interpretando la ley, se declaran competentes para resolver y pueden condenar hasta 5 UTM a aquellos que no icen la bandera o que lo hagan incorrectamente”.

Otro aspecto dieciochero que es motivo de multas y penas es la utilización de hilo curado al elevar volantines. Sebastián Vergara aclaró que “en nuestro país el uso de hilo curado, su fabricación y/o distribución se encuentran penados por nuestro ordenamiento jurídico, en particular por la Ley 20.700”.

“Esta ley además de definir lo que se entiende por hilo curado, establece como pena para los que fabriquen, almacenen o comercialicen este producto ilícito la pena de presidio menor en su grado mínimo y multa de 100 a 500 UTM”, especificó.

Además, el abogado aclaró que “en el caso de usar hilo curado, por ejemplo para volantines, la sanción va de una multa de 2 hasta 50 UTM. Esto también se aplica a quienes sin hacer uso o facilitación del hilo curado lo transporten a sabiendas, es decir, con conocimiento de la naturaleza del hilo curado”.

Por otro lado, Paula Oyarzo subrayó que “la Ley 18.290 de Tránsito sanciona a aquellas personas que manejen bajos los efectos del alcohol. Para ello hace una distinción entre la conducción bajo la influencia del alcohol y en estado de ebriedad. La primera se da cuando el índice de alcohol en la sangre es superior a 0,3 e inferior a 0,8 gramos por mil. En cambio, el manejo en estado de ebriedad se produce cuando el nivel de alcohol en la sangre es superior a 0,8 gramos por mil”.

La experta del estudio Vergara, Oyarzo & Cía. afirmó que “esta diferenciación en los gramajes tiene importancia para efectos de determinar la sanción a aplicar, la que dependerá de diversos elementos y que para el caso del manejo en estado de ebriedad las sanciones aumentaron con la Ley 20.770, denominada comúnmente como Ley Emilia”.

Al respecto Sebastián Vergara, abogado de Vergara, Oyarzo & Cía., dijo que “bajo la influencia del alcohol, es decir con menos de 0,8 gramos por mil en la sangre, si se fiscaliza a una persona y presenta estos índices la multa va de 1 a 5 UTM y la suspensión de licencia de conducir por 3 meses. Ahora bien, si se causan daños a terceros además de aumentar las multas y el periodo de suspensión de licencia, comienzan a regir penas de cárcel. Por ejemplo, si bajo la influencia del alcohol una persona causa lesiones gravísimas o la muerte, la sanción va de reclusión menor en grado máximo, es decir de 3 años y un día a 5 años, una multa de 21 a 30 UTM y la suspensión de licencia de conducir de 36 a 60 meses”.

“Para el caso de conducir en estado de ebriedad (desde 0,8 gramos por mil hacia arriba) las penas son más severas y también dependerá de los daños ocasionados. Vergara señaló que “el solo hecho de ser controlado en estado de ebriedad o causando lesiones leves, implica una pena que va de 61 a 541 días de cárcel, multa de 2 a 10 UTM y suspensión de licencia de conducir por dos años”, puntualizó.

El abogado agregó que “en caso de lesiones gravísimas la pena aumenta a 3 años y un día a 5 años, más multa de 8 a 20 UTM y otras inhabilidades. Si producto de este delito se produjo la muerte de una persona, la pena puede ir desde los 3 hasta los 10 años de cárcel”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: