Press "Enter" to skip to content

La histórica construcción del túnel Melado.

Una de las obras de regadío más importantes, además de ser considerada una verdadera proeza de ingeniería, por las difíciles condiciones del terreno, es la construcción del Canal Melado, cuyas decisiones iniciales datan de 1910 y el único antecedente de una obra de esta envergadura, es la del Canal San Carlos o de Maipo, cuya ejecución viene de 1742, es decir, un siglo y medio antes.

Uno de los agricultores que más intensamente gestionó esta obra fue don Carlos Lamas, quien expuso el proyecto a las instancias parlamentarias desde 1910, pero, pese a su beneficio, las condiciones económicas del país impedían abordarla.

El 9 de diciembre de 1914 se dictó la ley 2953 que autorizaba la inversión de cuatro y medio millones de pesos en la construcción de un canal derivado del río Melado y que desembocara en el río Ancoa.

El Ministerio la Dirección de Obras Públicas hizo los estudios respectivos, con un presupuesto que alcanzada a poco más de los cinco millones. En definitiva, la obra superó los ocho millones de pesos de la época.

Se estableció que la mayor dificultad de lo planteado era la construcción de un túnel de casi mil metros de largo, pero que en definitiva sería tres veces el tamaño.

En abril de ese año, el Intendente Domingo del Solar viajó a Santiago a reunirse con autoridades de gobierno para agilizar este proyecto. En entrevista que dio a la prensa local informó que la inspección del ramo estaba recopilando los antecedentes y datos que permitieran a los interesados en esta obra tener claridad sobre la cuota que les corresponde pagar, faltando hasta ahora 8.000 hectáreas para completar las 35.000 que exigen las bases, todo lo cual se daría a conocer en un folleto a ser publicado para información detallada de los interesados.

Precisó la autoridad provincial que el gravamen por hectárea de los terrenos regados por el canal no pasaría de $ 144, los cuales se pagarían en 30 años.

DETALLES DE INGENIERÍA DEL PROYECTO

Correspondió al ingeniero civil Carlos Ponce de León Gotterbarm autor del proyecto, dar a conocer los detalles técnicos de la obra, a través de la prensa. Se explicó que regaría 130.000 hectáreas de los alrededores de Linares, tomando 30 metros cúbicos del río del mismo nombre y los conduciría hasta el río Ancoa, en un recorrido de 23 kilómetros, con numerosas obras de arte, entre ellos el túnel de la cuesta del Melado, que separa a ambos ríos y que tendría una extensión de aproximadamente cuatro kilómetros y no de mil como se dijo inicialmente.

El río Melado está a un nivel de 86 metros más bajo que el Ancoa, frente a la parte más favorable para atravesar la cuesta del Melado. En consecuencia, para pasar de un río a otro es necesario partir del río Melado a un nivel superior que el Ancoa. Además debía dársele a la corriente de agua en el canal, velocidad adecuada, especialmente en el túnel, para reducir en lo posible el costo. En vista de esto se ubicó la bocatoma en la ribera izquierda del río Melado, cerca de la confluencia de la quebrada del Castillo con este río. En este punto hay un macizo de roca que asegura la estabilidad del canal.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: