Press "Enter" to skip to content

Especie en peligro de extinción: El Monito del monte

Por Gustavo Bueno.
Las raíces del sorprendente monito del monte se hunden profundas en el árbol genealógico de los marsupiales.

Lamentablemente, es el único sobreviviente del orden Microbiotheria, un grupo muy amplio y diverso, hace aproximadamente 65 millones de años, cuando aún existía parte del súper continente Gondwana, que reunía a las actuales Australia, Antártica y Sudamérica.

El Monito del Monte es un marsupial más emparentado con los marsupiales de origen australiano que con los de Sudamérica. Estudios genéticos y moleculares muestran que esta especie mantiene los caracteres más primitivos de su grupo, por lo que ha sido considerado como un fósil viviente, representante de los primeros marsupiales que poblaron Sudamérica.

El Monito del Monte es endémico de los bosques templados húmedos chilenos, habita entre los 36º y los 43º de Latitud Sur, donde encuentra un sotobosque denso especialmente rico en especies como la caña colihue o la quila, comunidades arbustivas de mirtáceas con especies como arrayán o algunas otras especies arbustivas como el michay, que son su hábitat preferido, en el norte habita la Reserva Nacional Los Queules, y la Reserva Nacional Los Ruiles y sectores del santuario de la naturaleza y reserva los Bellotos, todas en la VII región.

Principales Características y ComportamientoEl Monito del Monte vive en nidos circulares u ovoides de un diámetro de 15 a 20 cm, que construye entre las ramas de los arbustos y a unos 2 metros de altura. Este mamífero es un buen constructor y utilizando hojas de diversas especies de bambú y musgos impermeabiliza su casa exteriormente.

Cuando tiene la oportunidad también ocupa huecos en troncos de árboles caídos e incluso puede vivir en casitas para pajaritos.
De actividad exclusivamente nocturna, se mueve con mucha agilidad y rapidez por el bosque, e incluso los ejemplares adultos pueden llegar a saltar hasta 60 centímetros horizontalmente.

Como animal nocturno, tiene los sentidos muy desarrollados. Se destaca especialmente su visión, pues posee ojos negros y redondos desproporcionadamente grandes, que en apariencia se ven más grandes dado su antifaz. Posee un tacto y olfato exquisitamente desarrollados. Tiene muy buen oído y posee órganos auditivos bien desarrollados, sus orejas son pequeñas y cubiertas de pelo, las que pueden plegar y orientar hacia las fuentes de ruido.

Se alimenta especialmente de insectos (alimentación insectívora), aunque durante el otoño también come frutos silvestres para acumular reservas en su cola, y así poder dormir todo el invierno, cuando escasea el alimento. Sus depredadores principales son el zorro chilla y el Concón.

Existe una relación mutualista exclusiva entre el monito del monte y el quintral. El marsupial se alimenta de los frutos del quintral y la planta se beneficia con la dispersión de sus frutos. Las semillas defecadas no solo son viables (vivas y capaces de germinar) sino que la germinación se ve estimulada al pasar por su tracto digestivo. Se sospecha que el monito del monte también podría ser un eficiente depredador de nidos de aves y de aves en sus dormideros. Su pequeño tamaño le permite llegar hasta los extremos de las ramas, siendo asimismo capaz de introducirse en estrechas rendijas.

Situación actual estado de conservación está en peligro de extinción y se estima que su población ha disminuido en un 20 por ciento los últimos 10 años, debido a la destrucción de su hábitat y a la depredación de fauna doméstica como los gatos.
Fuente Educar Chile/Fotos de Google

Un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: