Press "Enter" to skip to content

Técnica no invasiva permite bajar entre 10 y 15 kilos

Balón intragástrico se consolida en Chile como uno de los tratamientos más efectivos contra el sobrepeso

Este procedimiento ambulatorio se ha transformado en una gran alternativa para quienes tienen sobrepeso o una obesidad leve. No se requiere ningún tipo de sedación, cirugía o endoscopia para su instalación o retiro, ya que se ingiere a través de una cápsula que el paciente traga.

Todos los años miles de personas se ven enfrentadas a la necesidad de perder peso después del invierno, donde por lo general aumenta el consumo de carbohidratos y disminuye la actividad física. Este año, la situación es un poco más extendida, pues el país estuvo bajo confinamiento durante varios meses producto de la pandemia del Covid-19, lo que aumentó la ansiedad y el sedentarismo en gran parte de la población.

Perder peso, especialmente en los adultos, no es fácil por lo que hoy existen alternativas que ayudan en esta tarea. Una de ellas es el balón intragástrico ingerible, que es un método para bajar de peso sin cirugía, sin endoscopía ni anestesia. Este es un procedimiento no invasivo, que consiste en ingerir una cápsula que queda conectada con un mínimo cable, el cual se usa de vía para insuflar la cápsula con suero fisiológico estéril. La cápsula al llenarse de suero fisiológico se distiende y llega a un volumen de aproximadamente 550 cc. dentro del estómago del paciente.

El cirujano y endoscopista de Clínica MEDS, Simón Guttmann explicó que “los balones intragástricos, en términos generales, están orientados a buscar una baja de peso de aproximadamente entre 10 y 15 kilos, por lo que está indicado en pacientes con sobrepeso y obesidad moderada, sin enfermedades asociadas”.

Sin embargo, se debe tener presente que el balón intragástrico ingerible es una ayuda para perder peso, por lo que debe ser acompañado por un programa multidisciplinario, que ayude a hacer los cambios en el estilo de vida que lograrán mantener la disminución de peso en el tiempo. “En Clínica MEDS contamos con un equipo con experiencia, de la mano con una visión orientada en el deporte, lo que permite ayudar aún más en lograr el objetivo final que es bajar de peso y mantenerse saludable y sentirse bien”, destaca el especialista.

Disminuye el hambre y la ansiedad

Aproximadamente el 80% de la pérdida de peso de los pacientes con balón gástrico ingerible ocurre en los primeros tres meses del tratamiento, por lo que es fundamental que su instalación vaya asociada a un manejo multidisciplinario. “Sin este manejo multidisciplinario, la disminución de peso será por un tiempo y el paciente tendrá un efecto de reganancia de peso”, indicó el doctor Guttmann.

Ante el creciente interés de los chilenos por optar por este método no invasivo en vez de una dieta tradicional, el doctor Guttmann aseguró que “en términos generales, la dieta estricta busca lo mismo que el balón, la gran diferencia es que el balón ayuda en disminuir la ansiedad y el hambre que normalmente se sienten con las dietas. Esto permite mantenerse en el proceso más tiempo adhiriendo a la dieta, lo que puede lograr mejores resultados”.

Otra de las ventajas de este procedimiento es que para su instalación no requiere de una endoscopía con anestesia, como otros balones intragástricos, y no es necesario retirarlos, ya que se autoexpulsa aproximadamente cuatro meses después de ingerido.

“Después de cuatro meses aproximadamente se disuelve una membrana del balón con lo que éste pierde el líquido que contiene y queda convertido en una pequeña pelotita, la que es eliminada por las deposiciones. Muchos pacientes no se percatan de su eliminación”, destacó el especialista de Clínica MEDS.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: