Press "Enter" to skip to content

Niñas y niños desarrollaron creativas soluciones tecnológicas con material reciclado

Manos robóticas, hologramas o el diseño de algoritmos fueron algunos de los productos que realizaron escolares juntos a sus familias para potenciar la educación tecnológica en sus casas.

Potenciar la enseñanza de habilidades educativas del siglo XXI como el pensamiento crítico, creatividad, comunicación y colaboración fueron unos de los objetivos del programa WEDO Lab: Jugando con ciencia, que Explora Maule de la Dirección de Vinculación con el Medio de la UTalca ejecutó en escuelas y colegios del Maule.
Entre mayo y diciembre, niñas y niños de primer ciclo básico junto a sus familias, aprendieron ciencia y tecnología a través de diversos módulos, que los invitaban a transformar sus casas en laboratorios de aprendizaje, donde la creatividad y la experimentación fue el motor que los movilizó en la adquisición de nuevos conocimientos y en el desarrollo de competencias científicas.

Una de esta experiencia fue el módulo de innovación y tecnología, donde los escolares tuvieron que crear un rincón creativo en sus hogares, en ese espacio aprendieron sobre cómo funcionan los algoritmos, algunas nociones básicas de programación y sobre robótica educativa, todo esto a través de desafíos tecnológicos entre los que destacaron, el diseño de manos biónicas, aerodeslizadores u hologramas, fabricados con elementos reciclables y de uso cotidiano en sus casas.

“Este programa está enfocado en potenciar la creatividad y el pensamiento crítico, habilidades fundamentales en la educación del siglo XXI que debemos desarrollar desde ya en nuestro estudiante de los ciclos educativos más básicos, que ellos se enfrentaran a contextos más inciertos y cambiantes como los que estamos viviendo por la pandemia”, indicó Iván Coydan, Director de Vinculación de la Universidad de Talca.

En el sector rural Paine de Longaví, los escolares de la Escuela Gabriela Mistral, participaron activamente en todo el proceso, elaborando objetos tecnológicos juntos a sus familias. “El módulo de tecnología ha ayudado bastante ya que es algo nuevo, creativo que los niños y las niñas no están acostumbrados a desarrollar menos en escuelas públicas, donde muchas veces no tenemos acceso a estos programas tan innovadores”, Carmen Gloria Torres, profesora de la escuela.

Por su parte Débora Retamal, profesora del Colegio Melián de Maule, sostuvo que el apoyo de las familias es fundamental para lograr aprendizajes significativos en los estudiantes “ Los padres y las madres son vitales en este programa, ya que se potencia el aprendizaje colaborativo, ellos han sido mediadores colocando todas sus habilidades para que los niños y niñas aprendan haciendo”, indicó Retamal.

El programa Wedo Lab: Jugando con Ciencia, benefició a 668 escolares de 13 comunas del Maule, el proceso finalizó con una gran fiesta virtual donde los escolares y sus familias mostraron los experimentos, investigaciones y desarrollos tecnológicos que realizaron durante este año en sus casas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: