Press "Enter" to skip to content

Vacaciones escolares siguen siendo una oportunidad para estar en movimiento incluso en tiempos de pandemia

El Dr. Marcelo Castillo Retamal académico de la UCM, entregó algunas recomendaciones, fáciles de implementar que pueden ser muy útiles para toda la familia.

La crisis sanitaria, generada por la Covid-19 ha obligado a las personas a mantenerse confinadas en sus casas, realizando teletrabajo y clases virtuales. Y, ahora que comienza el período de vacaciones la pregunta es ¿cómo evitar el sedentarismo y la falta de actividades recreativas y lúdicas en los niños, niñas y jóvenes?

El Dr. Marcelo Castillo Retamal, director del Departamento de Ciencias de la Actividad Física de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UCM, afirma que este período de vacaciones escolares es una oportunidad para estar en movimiento, llevar a cabo actividades físicas.

“La condición sanitaria nos ha limitado, incrementando la posibilidad de una conducta sedentaria y aumentando el tiempo que pasamos en la televisión, computadores y celulares. Antes de la pandemia, ya el sedentarismo era alto, y ahora se incrementó. Esta conducta sedentaria tiene implicancias concretas en nuestro organismo. Desde la perspectiva metabólica, se disminuye la eficiencia orgánica dando paso a la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiometabólica, conocidas como obesidad, hipertensión, diabetes y algunos tipos de cáncer. Por lo tanto, si nosotros somos capaces de reducir los periodos de sedentarismo, probablemente podemos hacer frente a cualquier complicación, ya que hoy día se reconoce que cualquier esfuerzo aporta a la reducción de riesgo de enfermedades”, sostuvo el académico e investigador, agregando que, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha levantado la campaña con el eslogan que cualquier movimiento es positivo y aporta.

El especialista en actividad física argumentó que los estándares internacionales hablan de que los niños y niñas, por lo menos hasta los 7 u 8 años, debieran tener un acumulado en su historia de vida, algo así como un volumen de 15.000 horas de juego activo, el juego y la interacción con otros, alejados de la pantalla, de los juegos virtuales. “El dato es que nuestros niños hasta el segundo básico se estaban moviendo un poco menos de 9000 horas, es decir, ya teníamos un déficit de casi 6000 horas y ahora con la pandemia esto se ha visto reducido aún más, aquí probablemente nuestros niños no tengan la posibilidad o se vean limitados de expresar su potencial de manifestarse físicamente”.

Asimismo, el investigador señala que el reposo prolongado o pausas muy largas, puede ocasionar la disminución en las capacidades funcionales de los seres humanos, ya que el cuerpo se adaptó por muchos años al movimiento y la sobrevivencia. “El estar confinados ha ocasionado que ya no generemos la relación con el entorno y perdamos en alguna medida la relación con la realidad, limitando el aprendizaje y posibilidades de desarrollo en nuestro niños y jóvenes”, dijo.

Por lo tanto, para el Dr. Marcelo Castillo, aunque estemos en tiempos de pandemia y confinamiento es recomendable realizar movimiento en casa o espacios controlados. “Hay que aprovechar el aumento de horas de luz que nos ofrece el verano, así como las temperaturas cálidas que genera mayor disponibilidad para la práctica de la actividad física.

Recomendaciones para los niños/as y adultos

Por otra parte, el especialista hizo referencia a las nuevas orientaciones o recomendaciones planteadas por la OMS, donde se establece que el grupo etario de niños y adolescentes al menos debieran alcanzar 60 minutos de movimiento al día, con características de intensidad moderada vigorosa, con énfasis en actividades aeróbicas, por lo que se recomienda buscar alternativas como la natación, bicicleta, baile o algo que los motive a estar en movimiento.
Además, sostuvo que “Dentro de la semana, se debe incorporar 3 días en los que esa intensidad sea más alta y se complemente con ejercicios de fuerza para estimular el sistema óseo y mejore la sustentabilidad corporal”.

Para el caso de los adultos, el especialista indicó que la dosis está entre los 150 y 300 minutos de actividad física moderada por semana. “Dentro de este período deberíamos tener dos sesiones de desarrollo de fortalecimiento muscular y tres días de trabajo de multicomponentes, esto se refiere a un trabajo asociado a la funcionalidad, equilibrio y desarrollo de la fuerza con una intensidad moderada, de modo que con eso nos permita generar un equilibrio y estar alejados de sufrir alguna enfermedad cardiometabólica. “A todos siempre nos viene bien una caminata vigorosa y en familia de al menos unos 30 minutos al día”, dijo.

Por último, el Dr. Castillo hizo la invitación a redescubrirnos y reencontrarnos, a recuperar los espacios familiares y no depender tanto de la conectividad anónima. “Uno se esconde detrás del aparato y participa de un entorno virtual que no necesariamente nos entrega todo lo necesitamos como seres humanos que requieren la interacción con los otros. Por ello, necesitamos recuperar ese espacio a interactuar si no puedo con el total de la sociedad, al menos con mis vínculos familiares. La invitación es a resignificar el encuentro para que la práctica de la actividad física surja de manera espontánea, no forzar la situación, pero sí ofrecer las instancias para que esto se produzca.

Hoy día sin duda tenemos un contexto difícil que no basta solo con el querer hacer las cosas, sino que es necesario compatibilizar con la realidad que nos toca vivir de manera individual, pero incluso en este escenario siempre la actividad física nos viene bien, genera alivio y nos permite conectarnos con nosotros mismos”, finalizó.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: