Press "Enter" to skip to content

Muchos locales han cerrado: Dueños de restaurantes piden urgente ayuda al gobierno para salvar sus negocios ante critica realidad comercial

Un llamado desesperado para que el Gobierno acuda en su apoyo realizaron empresarios gastronómicos de Talca a raíz de la grave crisis económica que registran debido a una fuerte caída en sus ventas restringidas al sistema Delivery y bajo el cual no superan el 15 % tras más de siete meses de pandemia.

La cruda realidad fue dada a conocer por los propietarios y representantes de los restaurantes Toro Bayo, La Quincha, Vía Láctea, Bonlatte, Memo’s Pizzas, Shop Dog y Donde Paulo, cuya incertidumbre también es compartida por los dueños de los locales Los Ganaderos, Casa Grande y Fuente Talquina, entre otros que incluso se han visto obligados a cerrar, decisión que aseguran quienes aún mantienen sus puertas abiertas no podrán seguir resistiendo por más de dos meses.

Los emprendedores afectados expusieron su dura situación al presidente de la Comisión de Turismo del CORE, Pablo del Río, quien junto con empatizar con el rubro aquejado por la imposibilidad de la fase 2 de atender en terrazas, enfatizó que “la autoridad sanitaria debería revisar esta medida, porque cuando tenemos personas que están consumiendo alimentos a través de reparto y deben
hacerlo en plazas, en la vía pública sin ninguna medida de seguridad, yo de verdad me pregunto qué es lo mejor, qué es lo que deberíamos hacer como Estado. Creo que es mucho más sensato almorzar en una buena terraza que cuente con baño, alcohol gel, con todas las medidas de higiene”.

En ese sentido, Miguel Ángel Abasolo, propietario del restaurant Toro Bayo con 24 años de actividad y el único que se mantiene en funcionamiento en el sector de Las Rastras, sostuvo “quiero hacer un llamado a la gente y a las autoridades, nosotros llevamos ya 7 meses con este problema, se nos vino encima todo, dejándonos deudas, personas sin trabajo y la verdad que ha sido muy duro. Nuestro rubro está sufriendo mucho, lo estamos pasando mal, ya que a través del delivery sólo vendemos un 15% de lo normal, y eso no nos alcanza para cubrir todo”.

Por su parte, el dueño del restaurant La Quincha, Jaime Salinas, lamentó que los beneficios del Gobierno no les lleguen pese a cumplir con las postulaciones.
“Le solicitamos a la autoridad que nos autorice poder funcionar en horario de almuerzo y durante la tarde. Sería lo ideal como solución para nosotros, ya que además al delivery debemos pagarle una comisión que nos afecta aún más nuestros ingresos”, añadió el pequeño empresario.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: