Press "Enter" to skip to content

Los desafíos que plantea la agricultura de precisión para Chile

El académico y especialista en Agricultura de Precisión de la Escuela de Agronomía de la Universidad Católica del Maule, Miguel Araya Alman, explicó los beneficios que aporta el uso de tecnologías en los campos de las zonas agrícolas del país.

Chile, es el mayor exportador frutícola del hemisferio sur, realizando 2,6 millones de toneladas de envíos de fruta al extranjero. Sin embargo, el cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales, han puesto como desafío implementar nuevas técnicas para el desarrollo agrícola, como lo es la agricultura de precisión, que hace unos 15 años comenzó a ganar terreno en el país.

El interés por utilizar tecnología en los campos, permitió mejorar la producción chilena, y ser reconocidos por entregar productos de calidad a los consumidores finales. Este desarrollo a gran escala, motivó la incorporación de nuevas técnicas en las zonas agrícolas del país, como lo son las regiones de O’Higgins y Maule.
Pero ¿este avance tecnológico va acompañado de la capacitación de los trabajadores? El académico y especialista en Agricultura de Precisión de la Escuela de Agronomía de la Universidad Católica del Maule, Miguel Araya Alman, realizó en un análisis de las tareas pendientes que tiene Chile en la implementación de la agricultura de precisión.

Tecnología en los campos chilenos

Lo primero que se debe destacar es que Chile está a la vanguardia en tecnología agrícola. Se utilizan satélites y nano-satélites, para capturar imágenes aéreas a diferentes escalas espectrales. A esto se suma el uso de drones, que no solo sirven para tomar fotografías, sino que también, para aplicar pesticidas o algún tipo de producto sobre las plantaciones.

“Si bien se utilizan bajas dosis de aplicación, ya que hay que hacer varias cargas al drone para cubrir mayores extensiones de terreno, es una tecnología bastante auspiciosa, porque se aplica la dosis justa, lo que se necesita en cada parte del campo, esto va muy asociado con la agricultura de precisión en la optimización de recursos. También, se ha masificado el uso del GPS, sistema de posicionamiento global, que permite obtener información precisa del posicionamiento a través de satélites. A esto se suma la termografía infrarroja, donde a través de un sensor de detección de calor incorporado a una cámara, se pueden detectar algunas enfermedades en plantas que el ojo humano, identifica demasiado tarde”, comentó el experto UCM, Miguel Araya.

Según detalló, también se ha incorporado la inteligencia artificial, es decir, técnicas informáticas que han sido aplicadas con éxito en la agricultura. Estas técnicas han permitido combinar la experiencia de las personas que trabajan en terreno con algoritmos matemáticos para mejorar las estimaciones que se realizan en el ámbito agrícola.
Así como también con sensores de suelo, climáticos y en la planta, que sirven para obtener información en tiempo real sobre lo que está ocurriendo en el medio ambiente agrícola. Otro punto que destacó es el uso de la robótica.
“La agricultura de precisión, con la tecnología que se está utilizando, sirve para objetivizar todo lo que se hace en el campo, favorece la sustentabilidad, ya que se optimizan los recursos y las aplicaciones de pesticidas, empleando lo justo y necesario en las áreas dónde se requiera, generando menor impacto ambiental. Esto también trae un beneficio económico, ya que se usa el recurso justo sobre lo que la planta o el campo necesita, sin sobreutilizar los insumos agrícolas”, precisó el experto UCM.

Beneficios para Chile

“Tenemos una topografía muy abrupta en Chile; valles, cordilleras, precordillera, litoral, entre otros, están presentes a lo largo de nuestro país. Comprender e incorporar las diferencias topográficas en nuestra agricultura es un factor clave, ya que contamos con suelos y climas distintos, por lo tanto, nuestra realidad agrícola es diversa, y producimos una inmensa variedad de productos agrícolas. El alcance que tiene la agricultura de precisión en nuestro país es muy importante, porque toma en cuenta todas esas diferencias, luego, las trata de comprender y explicar. Y qué mejor que aplicarlo en nuestro país, que es tan diverso, por ejemplo, con tantas laderas y cerros donde se realiza agricultura, y que muchas veces, no resulta adecuado manejar los sistemas agrícolas de manera homogénea. Esta es la principal implicancia que trae la agricultura de precisión para nuestro país”.

Sin embargo, el académico UCM, cree que aún se está en deuda en lo que respecta al uso y masificación de tecnologías en agricultura, debido principalmente a la falta de capacitación de los distintos actores de la cadena agrícola (productor, obrero, asesor, administrador de campo, científico, etc.). No se está aprovechando a cabalidad toda la información que se obtiene a través del uso de sensores, satélites, drones y de tecnología en general.

Aporte UCM

Labor importante se realiza desde la academia, en el caso de la UCM, a través de sus investigadores y académicos, también está realizando un aporte en materia de sustentabilidad, eficiencia energética, optimización de recursos e innovación. En la Escuela de Agronomía están trabajando, por ejemplo, en la optimización de labores agrícolas en Cerezo, usando métodos de agricultura de precisión y mediciones del vigor de las plantas, que permite optimizar la fertilización, orientar los muestreos de plagas y enfermedades, estimar el rendimiento, entre otros.

“También se está trabajando hace un tiempo sobre el análisis de datos, incorporando análisis más complejos, pero que permitan extraer una mayor información para mejorar la toma de decisiones. Además, están las técnicas de inteligencia artificial (Machine learning) que se están utilizando en la Universidad Católica del Maule, así como la digitalización de los campos y el uso de los Sistemas de Información Geográfica (SIG)”, concluyó.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: