Press "Enter" to skip to content

Expertos llaman a robustecer red de apoyo estatal para enfrentar las secuelas del COVID-19 en Chile

Seminario -organizado por el Campus Santiago de la UTalca y la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la casa de estudios- congregó a expertos, quienes debatieron sobre las consecuencias presupuestarias y sanitarias de la pandemia. 

¿Cuál será el impacto de las secuelas del COVID-19 en los pacientes y el sistema de salud tras la pandemia? Ese fue el tema que abordaron expertos y académicos en el conversatorio organizado por el Campus Santiago y la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Talca, denominado “Consecuencias para el sistema de salud y desafíos presupuestarios que dejará la pandemia”.

La actividad contó con las exposiciones de Sebastián Ugarte, jefe de la Unidad de Paciente Crítico de la Clínica Indisa; Jorge Canteros, jefe de la Unidad de Pacientes Críticos del Hospital de Curicó; y la directora del Magíster en Gestión de Sistemas de Salud de la FEN, Sandra Alvear.

Al inaugurar la jornada la directora del Campus Santiago, Patricia Rodríguez, quien también moderó la cita, sostuvo que “la pandemia está avanzando y se evidencian una disminución de los contagios. Sin embargo, debemos proyectar el efecto en el sistema de salud que tendrá tanto las secuelas presupuestarias y sanitarias que dejará el COVID-19, como por ejemplo, la recuperación de los pacientes, cómo enfrentar las atenciones de otras patologías que fueron aplazadas, planificar coberturas y apoyos para la recuperación de los enfermos en el largo plazo”.

Análisis

Durante su intervención, la profesora Sandra Alvear abordó los desafíos desde el punto de vista presupuestario que enfrentará el sistema de salud, los cuales dijo “no pueden ser reducidos al sistema de financiamiento de prestaciones. Es necesario enfrentar la gestión del cambio de cuatro amplios intereses colectivos: usuarios, profesionales de la salud, administradores o directivos y propietarios”.

Manifestó, además, que se enfrentarán cambios también en el perfil epidemiológico. “El GES es un buen plan piloto de un sistema de acceso universal y gratuito en salud, por ello, su promoción, monitoreo y retroalimentación es fundamental. Es importante que el presupuesto asignado a la implementación de políticas públicas en salud contemple su seguimiento, evaluación y disponibilidad de sistema de información que faciliten dichos procesos”, afirmó.

En tanto, desde un punto de vista médico, Sebastian Ugarte explicó que la pandemia dejará consecuencias desde distintos puntos de vista. Por ejemplo, advirtió, ya se evidencia un retraso en las atenciones de otras enfermedades y los efectos de las secuelas de la patología en los pacientes, conocido como síndrome Long COVID.

En cuanto a si debiese existir apoyo estatal, por ejemplo, que estén dentro de las Garantías Explícitas de Salud, indicó que “me parece que hay que asegurar una garantía financiera y cobertura y oportunidad, porque el COVID afecta a todas las edades y hay gente que le queda disminuida su capacidad de reinsertarse y realizar su vida normal, con lo que afecta no sólo al enfermo en recuperación, sino a su entorno familiar, y a su red de apoyo”.

Agregó que “por lo tanto, no sólo se inhabilita a un ciudadano, sino a más de uno porque le deben dar soporte. La red de soporte social del Estado tiene que robustecerse. Si es por la vía de garantía explícita en salud del GES o si se hace por otra vía, como un programa especial, creo que eso es discutible y analizable, pero lo importante es que tenga la oportunidad, la cobertura garantizada y la extensión en todo el territorio”.

En tanto, Jorge Canteros relató el impacto de la pandemia en la Unidad de Pacientes Críticos del Hospital de Curicó. “El año pasado recibimos en total en la UCI 230 pacientes COVID y este primer semestre, 308. Además, cerca de la mitad de las transferencias (fondos entregados al establecimiento) del hospital fueron producto de los pacientes que estaban en las unidades de cuidados intensivos”, relató.

No obstante, indicó que la pandemia evidenció que es factible la colaboración entre la salud pública y privada, así como el intercambio de conocimiento, capacitación y experiencia clínica.

Un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: